Delicias Caseras

canape

Canapé

Para cualquier celebración como aniversarios, bodas, bautizos, eventos corporativos, navidad o simplemente una reunión familiar o de amigos, los canapés son una fabulosa opción que hoy en día resulta ser de gran conveniencia.

Con una sala llena de invitados los canapés suelen ser la solución perfecta para consentir a cada uno de los asistentes. Los canapés son portables, fáciles de manejar y lo mejor de todo, no se necesitan cubiertos para degustarlos. Además, permiten probar una gran variedad de sabores en un solo tiempo.

Es innegable que hoy en día los canapés tienen gran popularidad entre los organizadores de eventos y seguramente son parte de una moda que llegó para quedarse.

La historia de los canapés la podemos trazar hasta el siglo XVIII con los franceses. Originalmente, los canapés comenzaron como una delgada rebanada de pan tostado o frito cubierto de una gran variedad de toppings.

Los canapés guardan cierta similitud con los Crostinis Italianos, pero se ganaron su nombre por la apariencia de los toppings que asemejan personas sentadas en un sofá. Con el paso del tiempo, la palabra canapé evolucionó hacia un concepto más amplio para denominar a todas aquellos pequeños aperitivos servidos en fiestas de cocktail y reuniones.

En Estados Unidos durante la década de 1920, como parte de los efectos de la prohibición, muchos de los ciudadanos norteamericanos respondieron no con abstinencia, sino que trasladaron sus hábitos de beber hacia lo clandestino. Mientras los bares y tabernas cerraron, lugares secretos llamados “speakeasies” ( o cómo lo que en México corresponde a un Tugurio) comenzaron a tomar su lugar en la escena.

Una manera en que estos lugares aseguraron que las personas no dejarán el lugar en completo estado de ebriedad y llamaran la atención de las autoridades, fue sirviendo pequeñas cantidades de comida durante la noche. Los canapés de hongos rellenos resultaron ser la solución perfecta. Estas pequeñas porciones de comida se tomaban con una mano y hacían posible sostener la bebida con la otra, mientras las personas socializan.

Otra forma en la que los norteamericanos lidiaron con la prohibición fue mediante el lanzamiento de fiestas privadas en casa donde se festejaba con diferentes tipos de alcohol. Estas fiestas o cocktails fueron ganando popularidad. Los Canapés fueron una opción popular para este tipo de fiestas caseras que continuaron después de la prohibición y hoy en día son consideradas una tradición norteamericana.

Hoy en día, el término canapé es usualmente reservado para recepciones y celebraciones más finas por eso nos resulta difícil de imaginar dar una fiesta o un cocktail sin ofrecer diferentes opciones de canapés.

Los canapés se sirven en frío, lo que permite tener gran versatilidad al momento de su preparación y además son fáciles de acompañar con un buen cocktail, vino blanco o incluso un vino tinto.

¿Cómo está compuesto un Canapé?

 

Tradicionalmente los canapés consisten en 4 partes principales

  1. La base de una pequeña rebanada o pieza de pan, bollo o galleta crujiente. Los canapés actualmente usan también pequeños panes llamados Blini.
  2. Una sabrosa “untada” de mantequilla, queso crema o mayonesa. Esto ayuda a humectar el pan y ofrece una barrera para que el pan debajo no se vuelva blando. Esto también sirve como una especie de pegamento, para que sea más díficil que los toppings se resbalen de la base de pan.
  3. Un topping de carne, marisco, pescado, vegetal, fruta, etc. Este es el ingrediente principal del canané y entre más lujoso sea es mejor: Carne Fina, prosciutto, jamones serranos, salmón ahumado, langosta y camarón son excelentes selecciones.
  4. Una pequeña guarnición como adorno, puede ser cebollín picado, hierbas o incluso caviar.

Aunque no existe una regla para el canapé perfecto, estos no pueden tener más de un topping, como carne o vegetales, los mejores canapés son simples, no tienen que caer o desbaratarse mientras se comen. No siempre es posible dejar a un lado tu bebida para tomar un bocadillo que requiere dos manos o múltiples mordidas. En cambio, una ventaja de los canapés es que nunca tendrás que preocuparte por dejar un palillo de dientes o brocheta.

Y mientras que es aceptable un canapé que necesita dos mordidas, definitivamente los canapés ideales son los que por su tamaño se comen de un solo bocado. Y si tus invitados tienen que morder un canapé por la mitad, esto debe de ser algo sencillo sin la necesidad de mordisquear o tener que romper en mitades. Por ejemplo, un baguette, debe de rebanarse y tostar en delgadas rebanadas, así se vuelve crujiente en vez de conservar una textura correosa. Limpieza y fácil de comer es lo más importante.

En este mismo sentido, un canapé de un solo bocado no debe de llenar por completo la boca de tus invitados. Un solo bocado debería ser fácil de manejar.

Cuando se trata de sabor, los canapés deben ser un fuerte golpe de sabor. Ya sea que sirvan para “picotear” antes de la cena, o bien que sean en sí mismos la cena completa, los canapés tienen que competir con el sabor de los cócteles o bebidas que los acompañan. Así que sabores fuertes, especiosos e incluso picosos son definitivamente el objetivo a lograr.

Con la práctica y la experiencia se pueden preparar canapés como una verdadera obra de arte miniatura

Déjanos tus comentarios

Subscribe
Notify of
guest
0 Commentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Recetas Deliciosas y sencillas aquí

0
Nos encantaría saber tu opinión.x